Creo que es posible empezar a escribir mejor cuando nos despojamos de la necesidad de sentir que debemos ser geniales, divertidos u originales a cada momento.
Cuando ya no nos creemos en la obligación de demostrarle nada al mundo.
Cuando nos concedemos la libertad de ser nosotros mismos.