Tiempo de meterse un poquito para adentro,
de reflexionar,
de dejar caer nuestras hojas muertas,
de escucharnos.

Cada estación del año y de la vida tiene su belleza,
es cuestión de estar atentos
para no dejarla escapar.