Desde el punto de vista del autor, un libro es un sueño, un proyecto, un trabajo, o simplemente la expresión de una parte de su mundo emocional y racional.
Sin embargo, por sobre todas las cosas, un libro es un puente. Uno que tiende una conexión entre quien escribe y quien lee.
En cuanto llega al lector será re-definido, re-interpretado, casi casi re-escrito… porque el lector se adueñará de las palabras que le dan vida y, al hacerlas suyas, ese pequeño universo cobrará el sentido que él le otorgue.
Creo que igual sucede frente a un cuadro, una fotografía o una canción.
Todos miramos o escuchamos lo mismo, pero a la vez, cada cual ve u oye algo diferente.
Esa es la magia que encierra el arte en sus diversas manifestaciones… Y esa es la magia que encierra la condición humana.