Creo que pocas cosas nos dan tanta satisfacción en la vida como cultivar una pasión… Me refiero a cualquier pasión, la que te apasione. 😉
Puede ser cantar, tocar un instrumento, fabricar algo con tus manos, fotografiar, inventar con un lápiz o un pincel, coleccionar caracoles…
Las posibilidades son miles y miles, lo importante es dar con la propia, y avivarla.
En mi caso, es escribir. Amo el mundo de las letras, que considero
desafiante e inagotable.
Una pasión es refugio y alimento.
Te animo a que le hagas un espacio a la tuya, o a que la busques, en caso de que aún no la hayas encontrado…
Seguro está ahí, esperándote, para hacerte muy feliz.